Información

Creación de negros correctos

La fusión del diseño Web con el diseño gráfico tradicional, junto con el relevo generacional de diseñadores digitales con la desaparición de los diseñadores de la vieja escuela está produciendo que se pierdan conocimientos básicos por el camino y uno de los más comunes es el relativo a la creación de “NEGROS” correctos para impresión. Uno de los casos que más nos encontramos a la hora de imprimir es el de los textos de color negro en CMYK o fondos negros de considerable extensión con el 100% de todas las tintas.

Normalmente los diseñadores con formación digital, aquellos que no utilizaron una Repromaster para hacer sus selecciones de color ni tuvieron que montar sus artes finales con Letraset, o sin tener que irnos tan lejos, aquellos que no han tenido que ir nunca a la Fotocomposición a hacer fotolitos, tienen tendencia a utilizar negros enriquecidos para todo, pero en la mayoría de los casos cuando reciben el trabajo impreso el resultado no es precisamente el que esperaban. Vamos a intentar dar un poco de luz sobre el tema, desde el punto de vista de obtener la mejor impresión posible.

 

Textos en color negro

Una regla básica a la hora de reproducir textos de color negro es que estén sólo en tinta negra (K) ya que si utilizamos los cuatro colores C+M+Y+K es posible que obtengamos movimientos de registro en la impresión lo que es un efecto totalmente indeseado, además de un auténtico dolor de cabeza para el impresor. A menos que se trate del título de un póster en cuerpo 72pt, el uso de negro enriquecido para textos en negro da resultados más bien malos.

 

Fondos color negro

Al contrario del caso del texto, cuando el diseño contiene fondos de mucha extensión en color negro, es muy recomendable la utilización de un negro enriquecido, pero ojo cómo lograrlo.

Usualmente a la hora de imprimir, los manchones de impresión que acumulan más del 320% de color causan problemas de adherencia de la tinta ya que el papel no puede absorber toda la tinta que se le intenta aplicar.

Hay varias técnicas para prevenir que esto suceda, una de ellas es trabajar con perfil de color Fogra 39 CMYK y siempre en CMYK. ¿Y no podemos trabajar en RGB y luego convertir el documento a CMYK? La respuesta es simple: NO. RGB es el espectro de colores para pantalla, muy útil para el diseño Web. El detalle es que para impresión utilizamos cuatro colores en vez de tres, y ni siguiera son los mismos en los dos casos. Cuando trabajamos un documento en RGB y lo convertimos en CMYK, tanto los textos como los fondos que estén en color negro pasarán a tener una fórmula de color bastante similar a ésta: C:91% M:79% Y:62% K:97%

En el caso de los fondos, podríamos pensar que así está bien para un negro enriquecido, si no fuera por el pequeño detalle de la cantidad total de tinta que puede absorber el papel: una cantidad tan alta de tinta sobre un fondo causará problemas de impresión y retraso con la entrega de tus trabajos.

Una buena opción para lograr un negro enriquecido en fondos es utilizar la siguiente fórmula:

Cián 30% – Negro (K) 100%

Con esta sencilla fórmula obtendrás un negro intenso, homogéneo y el eterno agradecimiento de tu imprenta. Y recuerda, los textos sólo en negro (K:100%) sin otras tintas.