Información

Promociones especiales

Inscríbete en nuestra lista de Newsletter: recibirás consejos, promociones y códigos de descuento en tu email

*campos obligatorios
Ver Politica de Privacidad

Los PROS y los CONTRAS de la producción Low Cost

Últimamente vemos proliferar el término tarjetas Low Cost de impresión y muchas veces asociamos este término a algo de poca calidad, no sin razones en muchos casos de “productores fantasma”. Vamos a intentar dar un poco de luz al tema para saber escoger correctamente un buen proveedor de Low Cost y cuándo es conveniente hacer uso de este producto.

  • La producción de tarjetas LOW COST viene dada por la masificación de la impresión, la agrupación de una gran cantidad de pedidos con producciones todas idénticas y acabados “de fábrica”, lo que determina que no se puede personalizar nada que no sea estrictamente el diseño a imprimir, tienes que adaptarte a la medida y acabados que te dan, cantidades, cierre de pedidos y tiempo de producción que tenga la empresa. La ventaja: tu pedido se va a imprimir con otros miles al mismo tiempo, por los que los costes de fotolitos, planchas, puesta en máquina y acabados quedan tan diluidos que el precio de 1.000 tarjetas es prácticamente irrisorio.
  • La producción de tarjetas “a medida” tiene la ventaja que tu pedido no espera a que haya mil pedidos más para entrar en máquina, puedes hacerlo a la medida que quieras, con los acabados que realmente quieras y con un tiempo de producción sólo para ti. La desventaja en comparación con las Low Cost es que hacer 1.000 tarjetas cuesta diez veces más. La ventaja: tu tarjeta puede llegar a ser única en cuanto a acabados, medida y diseño, algo para ser recordado e inspirar a otros.

Entonces, ¿cuando escoger una producción Low Cost y cuando una a medida? Dependiendo del uso que se le vaya a dar a la tarjeta en cuestión. Descartando de entrada los transportistas y cerrajeros, hay muchos más usos para ofrecer a nuestros clientes la impresión de tarjetas Low Cost, como por ejemplo tarjetas de fidelización de clientes, carnets de socios, cupones de regalo, tarjetas para reparto masivo, calendarios de bolsillo, etc.

Luego, a la hora de escoger quien nos imprima tarjetas Low Cost, es muy importante no dejarse llevar tanto por el precio sino también por el respaldo que pueda ofrecer una empresa consolidada a la hora de ejercer una reclamación. En los buzones encontramos cantidad de flyers con publicidad ofreciendo 1.000 tarjetas casi regaladas, pero los únicos contactos que ponen son un número de móvil y un hotmail. Realmente, inspira poca confianza, da la sensación de ser algo “fantasma” y si tienes un problema con tu pedido apáñatelas como puedas.

A todas luces es preferible el respaldo de una empresa, alguien con cara, con una sede donde nos atiendan y podamos ir a ver muestras, donde obtener las guías de preparación correctas para la impresión de este tipo de producciones