Tres razones para volver a la carta del restaurante y descartar el uso de códigos QR

 

Está demostrado que el riesgo de contagio de coronavirus por tocar la carta de un restaurante es prácticamente nulo, de hecho, se corre mucho más riesgo al permanecer todo el tiempo sin mascarilla dentro del local, según indican varios estudios.

 

El gremio de la restauración se las ha tenido que ingeniar durante este tiempo de pandemia y falta de información para poder mostrar su oferta de servicios a sus clientes de forma segura. Sin embargo, aquí recopilamos tres motivos por los que creemos es el momento de abandonar el escaneo del código QR y volver a la carta tradicional en mano.

1. El riesgo de contagio por tocar una superficie es muy bajo: según la OMS, es de 1 entre 10.000. Este índice es mucho menor que el de encontrarse a 1,5 metros de otra persona sin mascarilla y hablando en voz alta. No hay ninguna restricción para coger los productos en el supermercado ni la correspondencia, tampoco existe ningún motivo de salud para no poder coger la carta del restaurante.

Esta carta la diseñamos, imprimimos y montamos sobre láminas de cartón de 2000µ con un sistema de imanes en ambos extremos de la carta para que se pudiera cerrar y colocar de pie en las mesas. 

2. El uso de QR puede ser excluyente: a pesar de que vivimos en la era de la conectividad e internet, no todo el mundo (independientemente de su edad) ve con agrado tener que sacar el móvil y conectarse a internet para algo tan sencillo como poder ver la carta. El uso de cartas tradicionales nos permite ver de manera más sencilla la oferta del restaurante (no hay que estar descargando PDFs, navegando por páginas, haciendo scroll para poder ver el menú completo, intentar hacer zoom porque el texto es pequeño en la pantalla etc) y no excluye a ningún grupo ni por su edad ni por su habilidad con el uso de smartphones.

Esta carta de vinos sería impensable reproducirla en un código QR. Los acabados de las tapas duras, el tacto del plastificado, la sensación que transmite todo el diseño de la pieza en el momento de realizar la consumición son partes de la experiencia que se obtiene en un restaurante y que hacen que sea más positiva y placentera.

3. La experiencia que se busca en un restaurante es muy diferente que la que esperas en un “delivery” o “take away”. La carta de restaurante es implícitamente la herramienta de marketing más importante para el negocio y no solo por su contenido, sino también por su presentación, la creatividad de su diseño, la selección del material con que está hecho: todo en su conjunto sirve para ofrecer a los clientes una experiencia diferencial y memorable, fidelizando al cliente para que vuelva.  

Nos adaptamos a tus proyectos personalizados, primero porque nos encantan las ideas creativas y segundo porque tenemos los medios y experiencia para hacerlo. Mientras que los proyectos "estándar" los puede hacer cualquiera, en Barnaprint tenemos la capacidad de realizar proyectos especiales que rompen con lo establecido. Esa es el gran valor que nos diferencia de otras imprentas online.

En Barnaprint ofrecemos una gran variedad de modelos de cartas adaptadas a todo tipo de restaurantes y si tienes un proyecto especial, te hacemos presupuesto a medida. Síguenos en Instagram (@barnaprint) para conocer las cartas originales y únicas que hemos realizado para algunos de nuestros clientes.